Narciso

Colgado en un marco el espejo refleja la magia de un joven que se anuncia hombre.
Joven y reflejo se adoran con igual pasión.

narcisoveja

A orillas del lago medir el tiempo no tiene sentido.
Para Narciso las horas se detienen mientras estudia cada músculo, cada trozo de piel, cada pelo.
Con todas esas piezas arma amorosamente un puzzle que observa a su observador simétrico.

Para seducir al bello del lago Narciso baila y se acaricia; arrebatado besa su imagen en el espejo, y confundido masturba un sexo que no distingue si es el suyo o es del otro.
Qué importa saberlo, si cualquiera de los dos le da satisfacción.

Cuando llegan los orgasmos simultáneos, crispados y vehementes, cada uno ofrece su placer a su reflejo; conscientes de la comunión que los completa.

Calmado el éxtasis, los dos jóvenes serenos y hermosos, observan como la leche flota sobre la superficie del lago, y chorrea por la luna del espejo.

Dedicado a las pajas conque festejaba mi metamorfosis de niño a hombre.

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

3 comentarios en “Narciso”

Responder a Gocho Versolari, Poeta Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s