Cuero de potro

potrosobrepotro

Sobre el potro un potro.
Brillan sus cueros.
Cueros sudados.

Un potro húmedo de marcas que dejaron orgullos de macho resistiendo el quejido.
El otro, el del joven animal, además de lustroso, inmaculado.
¡Qué tentación para el látigo!
Ese otro cuero destrozado en tiras, trenzado a la fuerza y acariciado con grasa.
Cuero que silba rompiendo el aire y que empuño ansioso de dolor y sangre…

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s