Si te entregas

Deja caer tu cuerpo desnudo sobre estas piernas forradas de cuero.
Es preciso calmar tu temblor.
¿Tienes frío?
¿Tienes miedo?

ovejamayo

Las caricias de estas manos enguantadas calmarán tu ansiedad.
Te amasarán los glúteos. Y poco a poco sentirás el calor.

La madera de esta paleta es dura pero flexible, si la velocidad y la altura son las apropiadas se siente como una lonja dura.
Eléctricos como relámpagos sus impactos comenzarán picando la piel de tus nalgas.
Poco a poco progresarán hundiendo su ardor en las capas profundas, hasta llegar al músculo.
Dolerá, garantizo que dolerá; dolerá cada vez más.
Llegará el momento en que tus nervios alterados transmitirán el calor al resto del cuerpo, y liberarán tus lágrimas y tu sudor.

Cuando los golpes meticulosamente espaciados te sacudan con espasmos, descubrirás sin saber lo que ha pasado que tu sexo destila su almíbar, preparándose para un orgasmo. Y que lo estás refregando contra el cálido bulto, que ha crecido entre las piernas revestidas de cuero.
Entonces te parecerá increíble descubrir que no esperas que termine, ya no te importará el tiempo.

Solo reaccionarás cuando la violenta penetración te sacuda, y seas consciente que te están cogiendo.