Amanecer con preguntas

Amanezco este domingo borracho de ti, que has resultado más embriagante que cualquier licor o droga.
No sé por qué me preguntas si me ha gustado, y qué quiero ahora.
No me preguntes que quiero.

ovejanegra

Quiero arrancarte de ese nido impregnado de sexo, sujetarte con sogas, someterte, oler tu temor.
Quiero probar si tu cuerpo, que tan generoso se ofrece, será capaz de inflamarse con mis torturas.
Quiero saber cuanto tienes de niño y cuanto de hombre.
Quiero tenerte abrazado cuando el dolor te estremezca, y cuando el placer te invada.
Quiero mezclar tu sangre con mi semen para fecundarte.

Pero como no quiero espantarte, escondiendo mis deseos, te respondo:
-Quiero desayunar primero, y después volverte a coger.-