Comenzó de a tres

ovejatrionegra

Tres puntas, tres púas, tres patas para equilibrar competencias, celos, deseos.
Egos en conflicto ardiendo juntos en la hoguera.
Máscaras que se arrancan a los mordiscos hiriendo la carne que cubren.
Guerra que solo termina cuando la mano más fuerte se adueña del látigo y se impone con violencia.

Después el Tirano seducirá a cuantos quiera, multiplicará su rebaño con azotes y caricias.
Y maldecirás la trampa de aquel juego de a tres, porque en el harem son más las noches de llanto que las de placer.

 

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

2 comentarios en “Comenzó de a tres”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s