Visitas nocturas del Fantasma

negraoveja

No tiene rostro, ni tiene cuerpo.
Es silencioso y no tiene peso.
Pero casi todas las noches cuando estoy solo me visita.
Al cerrar los ojos siento su sombra, y adivino que se aproxima cuando aumenta el calor.
En un rincón de mis recuerdos se dispara un olor conocido y querido.
Toma posesión de mis manos y arranca la ropa que me cubre.
Me acaricia, me araña y me estruja.
Cuando estoy a punto de mentir pidiéndole que se vaya descubro que ya no puedo contener tanta saliva en la boca.
Me voltea y refriega contra las sábanas que he humedecido de sudor.
Un rayo me atraviesa desde el ano hasta el cerebro.
Y cuando estoy a punto de gritar su nombre, un residuo de orgullo se resiste, crece y golpea.
¡Basta!

Sé que si lo invocara nunca podría librarme de su embrujo.

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s