Adeus São Paulo

ovejanegra

São Paulo, te abandono fecundado por la esencia del hijo que te hace fuerte, cimiento de tus torres. alimento de tus caníbales, tracción a sangre que derrochas.
Uno de los tuyos que nace en tierra cercana pero al que solo reconoces como bastardo al abusarlo.
Un hijo tuyo, que a pesar que lo deseaba, esperó que se lo pida para preñarme.
Con su esencia quería marcarme, sabiéndola apaciguadora.

Noche pesada de calma y calor, abrazo de pieles húmedas, danza sensual cargada con el deseo de volar los sesos junto con todas las vivencias allí acumuladas.
Un deseo que nace adentro y se escapa por todas las aberturas en forma de vapor ardiente.

Solo por esa noche mi macho, joven, dulce, amigo Didí.
Mi última noche en São Paulo.
El mundo se terminaba a la mañana siguiente.
Necesitábamos encontrar todos los posibles para ser uno en el otro.
Hasta bebernos las lágrimas.
Precisábamos fundirnos.
Era mi adiós a Didí.
Ha sido mi adiós a ti, São Paulo.

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

2 comentarios en “Adeus São Paulo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s