Silencios

Ahora mismo diría que todo está en silencio.
La calle está desierta. no hay brisa que sople y el aparato del aire ha hecho una pausa,
Pero los grillos del parque cercano reclamando pareja me desmienten.
Es el silencio de la madrugada en el suburbio de la ciudad.

Buscando el silencio, que mi inconsciente asocia con la oscuridad, en las costas del Atlántico Sur escuché el canto del oleaje o de las sirenas.
Esa calma que extraño no es silencio, es la canción de cuna que orquesta Yemanjá.

Son silencios con sonidos que arrullan, bálsamo para la inquietud.

Otra cosa es tu silencio.
Es una aguja más fina que un cabello, helada a punto para abrasar.
Que no se ve, se siente.
Lastima; y poco a poco va construyendo la sordera que me aisla.
Incapaz de escuchar el mayor estruendo, solo escucho mi máquina interna, el torrente de mis jugos, la sangre, la bilis.

Sin respuestas.
Ese silencio es ausencia.
Y me ciega, me aplasta, me anula.
Me mata.

ovejasilencio

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

4 comentarios en “Silencios”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s