Caricias

El látigo empuñado por la mano de mi Señor, me acaricia.
Es una caricia de fuego que marca y quema la piel; con un calor intenso penetra la masa de los músculos, choca contra los huesos y estalla los nervios.
No es un castigo, para mí es una caricia.
Me catalogan como masoquista, es un rótulo que no me molesta porque ignoro los rótulos.

oveja-negra31012017-001

Cuando el Amo desea castigarme utiliza otros medios que sabe más eficaces, cosas que realmente me duelen, como cuando me priva de su contacto, cuando me ignora; eso es sufrimiento, eso es agonía.
Porque me separa del corazón.
Corazón que como un sacerdote maya me arrancó y conserva en sus manos.
Un corazón que me devuelve cuando me posee y nos fundimos en un solo cuerpo, o con el que me acaricia con el látigo.
Prefiero que no me ate, que no me amordace; prefiero no escapar de esas caricias, al contrario ir en su busca, dejarme enlazar, responder al chasquido con un gemido, soltar lágrimas silenciosas. Esperar temblando a la siguiente para que su dolor me devuelva firmeza.

oveja-negra31012017

Y para mí no es necesaria ninguna otra descarga, más que saber que Él sí ha estallado. Virilmente.
Macho Superior, Vampiro, ha chupado mi energía que mezclada con la suya compone la sustancia de su orgasmo.

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

10 comentarios en “Caricias”

  1. Eres un provocador; dan ganas de animarse a solicitar que te flagelen duro para comprobar si nos es posible visitar el nirvana que nos cuentas. Por ahora me resisto, pero si insistes tanto, ya veremos. jaja

    Le gusta a 1 persona

  2. He vuelto a encontrarte después de mucho tiempo. Perdí tu pista cuando dejaste el otro blog y, hace pocos días, para mi alegría, te encontré.

    Volver a leer tus textos es una maravilla, un placer. Son de una gran profundidad e inteligencia. Conocerte de esta forma no tiene precio y es un gran regalo.

    Me intriga tu vida al lado de German. Me pregunto qué es real y que novelado y me entristece, sobremanera, la pérdida de stephan, su soledad en Manila.

    Reiteró las gracias por compartir tus pensamientos.

    Le gusta a 1 persona

    1. No sabes cuanto me animas. Eres muy generoso conmigo, con nosotros. Y te cuento en confianza que tratamos de disimularlo pero son varias las veces que se nos va la luz, porque tenemos como todos una serie de apagones. 🙄

      Besos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s