Atento al silbido

La vida de un esclavo que incluye vivir encerrado en una celda, relacionarse solo con el Amo, realizar las tareas más duras y sucias, alimentarse con sus desechos y soportar castigos y mutilaciones, esa esclavitud totalizadora, esa relación entre un sujeto y un objeto es una fantasía popular.

ovejanegra2017

Con mayor o menor seriedad e intensidad somos muchos los que la jugamos.
Ponerla en práctica en forma permanente y excluyente puede ser para algunos posible, pero tengo dudas que se sostenga con el consenso de las partes.
Lo más cercano a la realidad es sentirnos esclavos y adoradores del Amo, por atracción física, porque nos inspiran respeto sus acciones, porque cuando es autoritario sabemos que tiene razones para serlo, porque sus juicios nos inspiran confianza, porque siempre nos ha exigido cosas posibles por más que sean muy difíciles.
Y sobre todo porque notamos su gozo cuando nos usa.
Eso le da sentido a la necesidad, a las ganas de ser de su propiedad, eso nos da valor en todos los sentidos.
En el sentido de coraje para soportar y audacia para probar, y en el sentido de ser un objeto/sujeto valioso para quién es nuestro Dueño.
Le importamos, le damos placer, valemos para Él.
Convivir con el Amo es un enorme privilegio, porque sabemos que estamos al alcance de su mano para lo que necesite, cuando lo necesite.
Entonces no es necesario vivir encerrado en una celda, etc, etc, para sentirse y reconocerse esclavo, para asumir que somos el perro del Señor de la casa.
Los castigos y las recompensas se alternan, el cuidado y control es permanente, y nos asegura que mantenemos el valor; es lógico invertir en el mantenimiento de las propiedades que nos dan satisfacciones, y abandonar las que yo no nos interesan.
Las rutinas de gimnasia que se nos imponen, la alimentación cuidada, la atención médica y estética es una prueba de que el Amo nos aprecia.
Hablando de mi Amo agrego que se preocupa por mi formación intelectual, por ampliar mis conocimientos y mi sensibilidad.
Con humor pide a veces que sea su geisha masculino, y que lo entretenga con sexo y cultura.
Me ha sacado del mar y sabiendo que ese contacto me tonifica se ha preocupado porque tenga mis dosis cada tanto.
Cada día que pasa me conoce más y me interpreta mejor.
Lo palpo durante las sesiones en las que me somete y que son la base de la relación, el momento en que nos fundimos en uno, entregando y recibiendo, buscando superar el dolor y el placer ya alcanzado, como los atletas que buscan romper sus récords.
Y también lo siento cuando me suelta la correa, como hacen en los parques con sus perros los dueños que les dejan correr libres por un rato.

ovejanegra2017-001

Mi Señor me permite que libere instintos agresivos con ejercicios más o menos violentos, luchando contra otros…o escapar veloz por el camino montado en una motocicleta, para también soltarme por un rato y sentir la extraña sensación de que soy libre corriendo, pero que al mismo tiempo estoy atento para escuchar el silbido del Amo, anunciando que debo regresar a su lado cuando se termina el recreo.

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

10 comentarios en “Atento al silbido”

  1. A ti también te debo todo lo que me has ayudado y cuantas cosas me has enseñado para mejorar a este inculto, y lo has hecho con todo el cariño y la paciencia. Siempre te estoy agradecido, te doy mi corazón.

    Le gusta a 2 personas

  2. Sinceramente cuando dices que no sabes transmitir al escribir no te entiendo: eres sensible que no blando, manejas muy bien las metáforas y conseguimos que nos sintamos como testigos directos de lo que cuentas. Cualquiera que critique lo vuestro no tiene ni idea porque aunque seáis amo y sumiso hay mucho de simbiosis en vosotros.

    Besos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Sabes por qué me pasa eso? creo que soy muy soberbio y comparo lo que escribo con lo que escriben los grandes; y como no va a parecerme entonces insuficiente, en el mejor de los casos? Cuando le muestro algo a Germán y de antemano le dejo claro que no está bien, generalmente termina contestándome: -Yo lo veo bastante bien, pero por supuesto que no es Navokov. 🙂
      Besos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s