Dama Murasaki

Murasaki Shikibu, 紫 式部, Dama Murasaki, es la escritora del siglo XI, autora de la primera novela japonesa: Genji Monogatari; La novela de Genji; que es considerada también la primera del género psicológico de todas las lenguas.
Dama de compañía de la Emperatriz en la corte de Kioto, en ese ambiente llevó un diario, el famoso Shōshi Murasaki Shikibu Nikki, observando el decadente refinamiento de la cultura cortesana.
En aquella época en que toda la producción literaria tenía carácter aristocrático y surgía de la corte, único gran hogar cultural del Japón, la mujer ocupaba en la sociedad un lugar diametralmente opuesto al que tendría en el futuro; recibía la misma educación e instrucción que los hombres, los cuales, lejos de considerarla inferior, la respetaban y competían con ella en las actividades espirituales.

murasakishikibu

Dama Murasaki también es una Domina.
Adoptó ese título y nombre porque después de leer los textos de Murasaki Shikibu se sintió identificada con la autora.
Es una refinadísima y bella mujer que le apasiona tener a un macho a sus pies.
Está convencida que la mayoría de los seres existen para servir a unos pocos Dominantes.
Dentro de esas dos categorías primarias en que las que divide a la humanidad distingue infinidad de subcategorías.
La mayoría de los Dominantes según ella, solo les interesa explotar económicamente a sus sometidos: y una minoría sibarita, con la que se identifica, busca obtener placer sensual en dominar a ejemplares que también según su calificación, están destinados a la función de satisfacer los sentidos por sus cualidades físicas e intelectuales.

Dama Murasaki solo obtiene placer sometiendo a los machos, y no es una profesional que presta servicios a masoquistas a cambio de una tarifa.
Posee un desarrollado instinto para detectar entre los distintos hombres de los círculos que frecuenta, cuáles están predispuestos a dejarse seducir hasta el punto de someterse con placer a sus prácticas.
No tiene en su casona una mazmorra, pero sí una gran variedad de objetos y prendas para las sesiones que acostumbra a ejecutar en su estudio.
El estudio es muy amplio, casi todas las paredes están cubiertas con bibliotecas repletas de libros muy bien encuadernados; entre ellos una colección de textos eróticos, otra de libros de arte, y una más de ediciones en distintos idiomas ilustradas con imágenes BDSM.
Un espejo antiguo flanqueado por dos vitrinas del mismo estilo con copas, licoreras y botellas varias, en un costado; un escritorio con sus butacas y en otro extremo de la sala, más allá de la alfombra central, un sofá chippendale de cuero negro de cuatro cuerpos y dos individuales de compañía, completan la escenografía del excitante teatro de la Domina Dama.

La tarde que nos recibió, al Amo y a mi, en su casa rodeada de parque en un suburbio aristocrático de Buenos Aires, una mucama uniformada al estilo tradicional, nos condujo al estudio que ustedes conocen por mi descripción, y después de ofrecernos y servirnos una copa nos abandonó advirtiendo que su Señora estaba un poco demorada pero que pronto estaría con nosotros…

Sucedió en Buenos Aires en Junio 2015

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

7 comentarios en “Dama Murasaki”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s