El uno y el otro

oveja201611
A simple vista son dos tipos, dos machos de estructuras físicas similares…
Uno de ellos tenso, activo, el otro laxo, pasivo.
Uno dispuesto a penetrar, el otro dispuesto a abrir sus puertas, a recibirlo.
Está el que se arrastra, mientras el otro solo se apoya en el suelo para mantenerse elevado.

Uno de ellos desea abrirse, desea ser penetrado, desea ser fecundado aunque no es hembra, pero no es un hombre libre, es un macho seducido, fascinado por el poder del otro; es simplemente un esclavo.
El otro también es un macho aunque ahora no se dispone fecundar una hembra; decidió y está listo para sembrar en otro macho.
Sabe del sufrimiento que acompaña abrir un surco, hundir la lanza hasta llegar al interior húmedo y cálido; en eso radica gran parte de su goce, y para aumentarlo se esfuerza en ser duro e inclemente.

Ese macho que domina, que egoísta y generoso al mismo tiempo penetra a su esclavo sí es un hombre libre; es el Amo.

¿No es fácil de comprender?
Yo soy el fascinado, su esclavo; y todavía lastimado agradezco con lágrimas de dolor, emoción y una explosiva eyaculación de placer, la lanza de su verga y la descarga de su simiente en lo profundo de mi cuerpo.

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

4 comentarios en “El uno y el otro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s