El chef peruano

Se ha puesto de moda la cocina peruana, sabrosa mezcla de recetas españolas y moras, cantonesas, japonesas e italianas; todas condimentadas por hasta ahora exóticos sabores andinos y amazónicos.
Los chefs peruanos son codiciados por los restaurantes de las grandes capitales; y São Paulo no es ajeno a la tendencia, por el contrario este hormiguero poblado por etnias de los cinco continentes tiene una élite loca por subirse a la cresta de la última moda.

En un sitio al que concurrimos con frecuencia, porque tanto al Amo como a mí nos gusta el pulpo anticuchero y el pisco sour que allí sirven, trajeron desde Perú un joven ayudante recién graduado de Lima.
Un día por intermedio del camarero le enviamos felicitaciones al chef y coincidió que el limeño estaba a cargo de la cocina. Al rato se acercó a nuestra mesa para agradecer y alguna alarma se le disparó junto con una espléndida sonrisa porque desde esa vez se tomó la costumbre de saludarnos cada vez que repetíamos la visita.

Hace dos meses cuando se aproximó para consultar si la comida era de nuestro agrado, nos avisó que pronto dejaría la ciudad ya que había conseguido un contrato muy bueno en la Rivera Maya.
Me sorprendió que Germán lo invitara a tomar una copa con nosotros cuando terminara su turno, y que el chico aceptara más que contento.

El asunto terminó esa noche en un trío que nos reveló que además de saber cocinar el chef sabía como dar placer con su culo, tal como lo comprobó mi Amo, y con su boca, como lo puedo atestiguar de primera mano porque su mamada me dejó con las piernas flojas, y un poco escandalizado cuando lamió goloso todos los goterones de leche que le salpicaron la cara.
-Que lechero eres! me dijo.
-Me ha gustado pero la encontré un poco ácida, seguro que por el alcohol y los picantes. Yo te puedo dar una receta para que tenga sabor de manjar…

Seguro que por el traslado inminente del chef a las costas mexicanas la situación no corría riesgo de repetirse Germán planeó un encuentro despedida con el limeño, pero siendo ahora él quién agregaría el condimento.

ovejanegra2016nov

Creo que el limeño se llevó una sorpresa cuando me encontró inmovilizado a una silla con los tobillos atados a las patas y las manos sujetas detrás del respaldo.
Llevaba tres días de abstinencia, y dos de dieta estricta.
Con esa dieta había respetado estrictamente la receta del chef; a saber:
Abacaxi, o piña o ananá como te has acostumbrado a llamarlo, mango o manga, batido de açaí con banana y arándanos, leche de coco condimentada con canela, leche de almendras con duraznos licuados y copos de cereales. Nada más, salvo bastante agua mineral baja en sodio.

ovejanegra2016nov-001

Lo vi relamerse mientras se desnudaba y se arrodillaba a mamar.
Le gustaría el sabor de mi precum porque se le llenaba la boca de saliva; y ni se le ocurrió protestar cuando el Amo comenzó a azotarle las nalgas haciéndoselas chasquear. Al contrario dejó por un momento de chupar para voltearse y regalarle una de sus sonrisas.
Estaba dispuesto a eternizar el momento; prendido a mi verga succionaba, lamía, apretaba y soltaba sus labios y sus dientes, me lamía los huevos y los soplaba para que se esforzaran en producir mucho esperma que devorar.
Germán le horadaba el ojete con pijazos violentos y le sacudía cachetazos en las nalgas que lo enardecían, y le babeaban el pene por la calentura.

ovejanegra2016nov-002

Pero como los cuerpos tienen un límite llegó el momento de ver las estrellas.
Y fue a la vía láctea el viaje de placer.
Mama mía que orgasmo! Intensísimo y muy prolongado ya que el chico no soltaba el biberón por nada mientras me castañeteaban los dientes como cuando vuelas de fiebre.
No me enteré en que momento acabó Germán pero el forro lleno era suficiente prueba de su placer.

-Aquí no te corres! le ordenó Germán al chef cuando lo vio llevarse la mano al pene para darle paso a una paja.
-Te vas saciado de leches y caliente para que nos recuerdes; te ha gustado el sabor de tu propia receta?
-Muy sabroso, y por demás abundante. Respondió.
-Tendrías que haberme dejado una gota por lo menos para comprobarlo.
-Dale a beber mucha agua y déjalo unas horas para que se reponga; la pruebas y después me cuentas…

Ayer nos envió una foto desde Tulum abrazando a un rubio grandote y con el mar turquesa de fondo.

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

9 comentarios en “El chef peruano”

    1. En estos trópicos abundan las frutas y soy de consumir muchas; pero como no me privo de los frutos de mar y del alcohol mis sabores han de ser bastante complejos. De chico conocí un tambo y me impresionó cuando supe que cada vaca tomaba unos 150 litros de agua por día. Mis 4 litros de agua mineral se han de ayudar para mi producción. muu! muu! 🙂
      Besos

      Me gusta

  1. No hay nada más seductor y que despierte ternura al mismo tiempo que un hombre deslechado.. jajjajaj Tomo nota de la receta que sólo con leer los ingredientes ya me resulta erótica y sabrosa. Uno de mis miedos era que allá por El Norte con tanto arenque, lombarda y reno me llevase alguna desagradable sorpresa… me equivoqué de pleno. Frutos del bosque y del mar, cereales biológicos, y deliciosos quesos obran maravillas porque degusté leches maravillosas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s