Noche triste

Ya era de noche y el Amo no regresaba.
El tránsito caótico de la megaciudad le había causado molestias otras veces, pero nunca lo había demorado tanto.
En casa todo estaba organizado; la cena dispuesta esperaba un golpe de horno para llevarla a la mesa, las bebidas y el hielo listos para preparar su trago.
Yo, su puto ansioso, repasaba constantemente detalles de mi aspecto, temiendo no gustar.

La voz un poco chillona de una mujer me sorprendió y corrí para ocultarme.
Mi Señor llegaba acompañado de una puta.
Se trataba de una linda morocha, menuda, de cabellos cortos, muy joven, con lindas piernas y buenas tetas.
La mujer se reía cuando mi Amo le susurraba palabras al oído.
Creo que ya le había contado que en su casa encontraría a un esclavo desnudo esperándole, porque reclamó mi presencia con un grito para ordenarme que le sirviera unos tragos.

Había alcanzado a ponerme un jean como única prenda.
Cuando tenía listas las bebidas y fui a servirlas, el Amo me ordenó quitármelo.
Se habían instalado en un sillón y se manoseaban.

La  próxima orden puso más en claro quién era quién en esa casa; a cuatro patas tenía que traer una soga larga de las que usamos para bondage.
Me vi obligado a llevarla como un perro el períodico, sostenida con la boca.

Autosave-File vom d-lab2/3 der AgfaPhoto GmbH

Las siguientes tres horas las pasé abrazado a un árbol del jardín, inmóvil, fuertemente atado.
Un detalle de la puta;  al rato de que el Amo me había abandonado, ella también desnuda y con una risita que me sonaba idiota me roció todo el cuerpo con repelente para los mosquitos. Se lo agradecí desde el alma porque se escuchaban los zumbidos por todo el parque.
– Gracias Señora – se me ocurrió decirle, y ella me revolvió el pelo con una caricia brusca y una carcajada.

¿Quieren saber que sentí?
Imaginen.
El que me hubiese visto pensaría que quería arrancar a ese árbol al que estaba amarrado de raíz.

Cuando regresó el Amo, para desatarme, no se molestó en dar ninguna explicación y nuevamente a los empujones me llevó al interior.
Me trató como lo que soy, un simple perro.
Y yo lo acepté; lo volví a aceptar,como muchas veces más.
Aceptar y sufrir.
Porque el animal domado, cumple con los mandatos sin protestar; pero eso no quiere decir que no sufra.

Sucedió en Manila en Enero 2010

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

9 comentarios en “Noche triste”

  1. A mí también me han intentado castigar incluyendo la presencia de una chica, pero para sorpresa de ambos, soy capaz de hacer efervescer mi espíritu y carne en femenino más allá del límite de género como un vaso de soda. Por eso entiendo que quisieras arrancar las raíces del árbol, Sansón atado a la columna. Rociarte con repelente de insectos (me encantó) es gesto de una buena puta; a ella también la entiendo. 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. En este caso mi participación en el trío se limitó a humillarme y dejarme al margen. Me falló la memoria con la fecha, se trataba del mes de noviembre y no septiembre del 2009. Tanto el Amo como yo estabamos tratando de afirmar nuestros roles; era difícil porque cambiamos de estilo de vida de manera radical. Mientras construíamos nuestra relación, nos mudamos a un país para nosotros exótico, y por primera vez queríamos convivir las 24 horas juntos. Nuestras conductas eran bastante extremas.
      Esta anécdota hay que comtemplarla en ese contexto.
      Saludos

      Le gusta a 1 persona

    1. Christian como expliqué en un comentario arriba, esos comienzos fueron bastante salvajes 🙂
      La puta era sin duda más experta y comprensiva que nosotros; su gesto de ternura creo que fue una reacción de su instinto maternal ante un niño, o un cachorro castigado.
      Besos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s