Vitrina

justin_woody-38

La madrugada fresca nos recibió a la salida del Café d´Anvers.
Me recosté contra el pecho de mi Amo, con esa sensación de aturdimiento que provoca cambiar estrépito de discoteca por silencio de calle nocturna.
Con su brazo en mi hombro, asumiendo su rol de guía, me dio la estabilidad necesaria para recorrer las pocas calles del antiguo barrio de los marineros que nos separaban de nuestro hotel.
A esa hora ya eran bastante menos las vitrinas iluminadas del barrio rojo con chicas ofreciendo sexo rápido y experto.
También eran menos los transeúntes que se paseaban por la zona; la mayoría tipos como nosotros que salían de alguno de los sitios visitados un viernes que ya era el pasado de un sábado nuevo.

Los que se paraban delante de los escaparates aparentaban ser potenciales clientes; diferentes a los visitantes de la tarde, turistas curiosos llegados de sitios más puritanos y que se dan ánimo estando en grupo y haciendo chistes tontos.
Con la esperanza de encontrar todavía abierto el bar De Vagant y probar alguna de las singulares ginebras locales, nos desviamos de nuestra ruta; y en la última de las vidrieras ya saliendo del barrio rojo descubrimos la que nos llamó la atención por lo insólita.

El caso único de un chico rubio vistiendo solo un jockstrap, sentado en una silla, imitando la pose del Ángel Azul.
Cuando detectó que lo mirábamos, se puso a caballo de la silla, sacando un culo, que no era para nada despreciable, al contrario.
Daba gusto admirarle el trasero, y seguramente mucho más gusto daría morderlo; con su apariencia de durazno maduro.
Nos detuvimos demasiado mirando embobados, hasta que un señor de barba canosa se adelantó, cerró trato y se bajó la cortina privándonos del espectáculo.

No conozco que existan casos de putos exhibidos en escaparates, aunque sea común la prostitución masculina.

Creo que hasta las autoridades que reglamentan este negocio no lo permiten.

¿Seríamos testigos de un trasgresor que aprovechaba hora y lugar poco transitado?
¿Sería un trabajador independiente, o un esclavo al que su Amo buscaba humillar y explotar?
Pero el carácter singular de chico objeto que se oferta en vidriera como postre de confitería nos impactó.

Jugando con la fantasía mi Dueño calentó la mañana con imágenes de las mil manera en que me expondría en una vitrina, y de cuanto dinero ganaría con ese comercio.
El cansancio de la jornada pronosticaba culminarla con un polvo relajado; pero el chico del escaparate consiguió transformarlo en uno tan bueno y morboso que merece este recuerdo.

A la noche siguiente, que era la última que pasamos en la ciudad, esa vidriera estaba ocupada por una morena muy bonita.

Sucedió en Amberes, noviembre 2014

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

10 comentarios en “Vitrina”

  1. Me llamó mucho la atención eso: he estado varias veces en Amberes por dos motivos, mi mejor amiga estuvo estudiando diseño de moda allí y N acabó encontrando trabajo allí durante los últimos meses de nuestra relación. No llegué a ver chicos expuestos en los escaparates pero me hubiera alegrado, primero por alegrarme la vista y segundo para que deje de asociarse la prostitución como algo estrictamente femenino.

    Hace unos años la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid quiso legalizarla pero se le echó todo el mundo encima. Nunca he pagado por follar pero me parece mejor la prostitución tal como la conocemos que esas personas que están con alguien por puro interés.

    Besos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cuando lo descubrimos nos pareció extraño, y mucho más después, cuando en plan de averiguar nadie sabía de casos parecidos.
      Es cierto que llevábamos puesto bastante alcohol, pero no fue una alucinación. Nos enteramos que las vidrieras las controlaba el gobierno de la ciudad y de enterarse correspondía una sanción al administrador de la casa. Tomamos que la casualidad la puso en nuestro camino para dejarnos un recuerdo inolvidable.
      Concuerdo que es muy feo mantener una sociedad sexual basándola en conveniencias económicas.
      Los que están en contra de la prostitución legal, la droga legal, y el aborto legal; están a favor de las mafias que explotan el negocio.
      Besos

      Me gusta

  2. Nuestra cultura en general es muy hipócrita, censura en público lo que en privado es de todo el gusto. Creo que esto va cambiando, pero muy lentamente. Hay quienes se ofenden por un pezón o una polla, y ni lo uno ni lo otro son ofensivos… algún día.

    Le gusta a 1 persona

  3. Sí que tuvo que ser sorprendente la escena de ese ángel de medianoche al igual que tu recreación posterior ante tu Amo.
    Soy de natural muy tímido y pudoroso, pero cuando mi Alfa me ha sometido y exhibido (todo muy controlado y seguro) a otros, reconozco que me ha resultado muy excitante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s