La alegría del viaje

En soledad y con movimientos lentos lo noto enhebrarse en el ojo que ve hasta la médula, y luego trepar con cuidado por el camino del placer igual que un fugitivo que sigue un sendero estrecho en una noche oscura; el alma ha aprendido que todo lo bueno va acompañado de dolor.

oveja0916

Quien ha alcanzado el convencimiento de que es él el principal compañero de viaje de la vida, desea conservarlo en su cuerpo y sentir la pasión ciega abriéndose camino hasta dejar la dura piedra en el resplandor del crematorio.
Ésta es la alegría del viaje por los arduos pasadizos del peligro y como mejor se puede conocer es con el hombre: su cuerpo es peligroso en sí mismo, es suave pero fuerte, en él se avanza siguiendo una vía imprecisa a la que la mente tiene acceso directo y cree, sin embargo, que son sus propios pies el único peón caminero que da los placeres, que está construyendo con su aparato.

He comprobado lo indefenso que se vuelve al final mi compañero en la última sacudida, y podría creerse que está intentando penetrar en el corredor de la muerte para salir de él renacido, que está naciendo con el derrame porque en el esfuerzo empieza a chasquear los labios al aire igual que un niño recién nacido.

Emana además un olor de bebé con aroma como a leche del pecho, de sus labios brota la baba de un niño pequeño.
Así he llegado a pensar.

Gudbergur Bergsson