Caricias de garra

oveja

Sumergido en la calma de un pantano mórbido, sé que en esas aguas cálidas habitan pequeños seres que se alimentan de sangre.
Tienen un vientre aterciopelado que me roza para comprobar mi temperatura; y un lomo de bisturí que es capaz de herir.

Abrigado por el abrazo del gran felino, disfruto su belleza, la suavidad aceitosa de sus patas, y el desafío de soportar el dolor si llega el momento en que descubra las garras y ejercite su filo con mi cuerpo.

Unas uñas de falso marfil, de un falso emperador chino, en manos de un auténtico Amo me acarician, me amenazan y me excitan.

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

6 comentarios en “Caricias de garra”

  1. Cúanta magia en esa lucha por conquistar cualidades ajenas y apoderarse del alma ajena. Y todo ello ejecutado con la delicadeza de unas afiladas sobre la seda. El esclavo sólo puede entregarse a unas manos que me comprendan, que sepan valorar la fuerza oculta en su propia fragilidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s