Viví las voluptuosas calmas

Internet me recordó que ya pasaron 149 años de la muerte de Charles Baudelaire.
Y como los recuerdos se encadenan asociándose, me vino en mente el impacto que hicieron sus versos en mi muy temprana juventud.

Una mujer de 30 años, me inició a los 18 en las técnicas amatorias de burdel refinado, y en las letras malditas francesas. (Artaud, Genet, Bataille)
Inolvidables lecciones de francés y voluptuosidad, las tardes de los Martes y Jueves en su casa del barrio de Gávea.

Su hijo un muchachito de apenas 14 algo sospechaba, y celoso a veces tenía la insolencia de interrumpir.
Consecuencia de esas interrupciones quedaba en un estado de exaltación tal, que por eso, o porque el mocoso lo provocaba, terminé reparando en su bello culito, al punto que se convirtió en mi obsesión.
Nunca avancé con el crio, pero reconozco que me volvía loco.

oveja

Después de dos años apareció en la playa y descarado se me ofreció.
Cuando saciado el apetito lo despedí, le regalé un ejemplar de “Las flores del mal”.
Con el detalle que en su momento me pareció romántico y pasional, las páginas del ejemplar estaban almidonadas con mi semen.

El poema número doce,  La vida anterior,  era uno de mis favoritos

Yo he vivido largo tiempo bajo amplios pórticos
Que los soles marinos teñían con mil fuegos,
Y que sus grandes pilares, erectos y majestuosos,
Hacían que en la noche, parecieran grutas basálticas.
Las olas, arrollando las imágenes de los cielos,
Mezclaban de manera solemne y mística
Los omnipotentes acordes de su rica música
A los colores del poniente reflejados por mis ojos.
Fue allí donde viví durante las voluptuosas calmas,
En medio del azur, de las ondas, de los esplendores
Y de los esclavos desnudos, impregnados de olores,
Que me refrescaban la frente con las palmas,
Y cuyo único afán era profundizar
El secreto doloroso que me hacía languidecer.
Charles Baudelaire

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

10 comentarios en “Viví las voluptuosas calmas”

    1. Tendría que haberlo hecho, pero lamentablemente en ese momento no se me ocurrió.
      Tu lo podrías leer, y como has dicho “encarnar” con mucho sentimiento.
      Otra cosa que lamento porque extraño es escuchar tus grabaciones y leer tus pots; se que tendrás tus razones y alguien más también las tendrá; pero no dejen de estar conscientes que somos muchos las lloronas que lamentamos el silencio.
      Un beso grande, ojalá que te dejen recibirlo. 😦

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s