Calma

calma

De tan abofeteado, acariciado.
De tan enardecido, calmo.
De tan exhausto, fortalecido.
Tanta fue la conmoción que acaba siendo quietud.
Estremecimientos que se transforman en reposo.
Mortificaciones que viran premios.
Tan atormentado que me siento satisfecho.
Con un castigo que perdona.

Vaciado hasta el extremo de quedar lleno.

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

2 comentarios en “Calma”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s