Vértigo

ovejanegraEl dolor es una advertencia.
Una advertencia de peligro.
Mi cuerpo reacciona alejándose de la fuente del dolor, para salvarse del peligro que lo acecha.
Cuando el Amo me causa dolor, mi cuerpo lucha entre huir y quedarse.

Y lucha porque mi cuerpo lo disfruta.
Porque sé que Él me salvará del peligro.
Porque sé que en sus manos no corro riesgos; me sostiene cuando me asomo al vacío.
Cuando vibro sacudido por el miedo, por la amenaza de lo desconocido, de lo prohibido, me consuela saber que me acompaña.
Hasta allí me ha conducido, y desde allí me rescatará.

Suspendido en el aire, flotando sobre un pozo oscuro donde ruge el viento, el vértigo me llama al fondo.
Pero no caigo; el Amo me sostiene con firmeza, tomándome del pelo me permite balancearme, dejarme llevar por las corrientes.
El dolor en el cuero cabelludo se trasmite a todo mi cuerpo y me recuerda que allí está Él, sosteniéndome.

No sería capaz de asomarme a la sima profunda sin la tutela del Amo.
A Él le debo el coraje y el goce; y el dolor que no quiero evitar.

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

6 comentarios en “Vértigo”

    1. No tengo clara la razón por la que tiro esta botella al océano. Lo necesito, pero se de la dificultad de expresar, por lo menos acercarme a hacerlo, lo que siento y vivo.
      Si releo lo que escribo encuentro que ese texto es seco, que le falta emoción, que no refleja la variedad de matices de lo que intento contar.
      Me tengo que conformar con plantear dudas y crear curiosidad en quien me lee.
      Por eso envidio el talento de los que como tú generan la magia.
      Gracias por pasar y comentar; no sabes cuanto me halaga saber que haya interesado.

      Me gusta

  1. El vértigo no es más que un anzuelo en manos del amo cuando nos ha despojado de todos los velos y estamos completamente desnudos ante él. Ésa es la artimaña del dolor: no es sólo para mí mismo para quien realizo el sacrificio de mi ego. Libres de la pasión egoísta creamos “el nosotros”, nos afirmamos y aferramos a los brazos del amo. Al filo del abismo, si caemos, caemos los dos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me ha encantado el texto, puedes estar satisfecho porque aunque no sea sumiso ni amo me ha llegado muy hondo y me ha gustado mucho. Ya lo creo que expresas muy bien lo que sientes y esa es la clave, sentirlo de verdad para que esa verdad supure en cada palabra.

    Me gusta

    1. Sabes, me encantaría tener el poder de espiar la mente de quien me lee y ver las evocaciones que se le disparan. Creo que el lector significa al texto y lo enriquece con su interpretación, por eso para mi es un privilegio que visites este rincón.
      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s