Sensibilidad

¿Cómo saber si nuestra sensibilidad, nuestra capacidad de percibir sensaciones a través de los sentidos, es más intensa que la media?

Si escuchamos sonidos más apagados que el resto, si al mirar a la distancia distinguimos más detalles, si ante un plato de comida diferenciamos más ingredientes, podemos decir que nuestra vista, oído, olfato, gusto son más sensibles.

Lo que me intriga es saber por qué a algunos les cuesta y a otros no, asociar la sensación provocada por el estímulo de un sentido con otras sensaciones, momentos almacenados en nuestra memoria, emociones más o menos intensas.

Tal vez a los que la vida con sus circunstancias nos dio desde niños la forma de seres reflexivos, introvertidos, observadores del mundo que nos rodeaba; forzó nuestra capacidad de inventiva, y con el correr del tiempo, cuando rompiendo el cascarón nos atrevimos a vivir se desbloquearon emociones reprimidas y disfrutamos con más fuerza, a nivel físico, del estímulo de los sentidos permitiendo también que nos afecten profundamente, a nivel mental.

Se dice que la evolución social viene atrofiando la mayoría de los sentidos que de origen poseía por necesidades biológicas la especie humana.
Si es eso cierto me pregunto si en alguna medida existe la posibilidad de recuperar algo de esa pérdida. Esto sin ingresar a una comunidad de gorilas, en la selva, para convertirse en un nuevo Tarzan.

ovejanegra

Desde que cambié mi vida, para vivirla de manera tan particular junto a mi Amo, creo que poco a poco he desarrollado más mis sentidos. Quizás no sea tanto como me parece, pero estoy seguro de que no he seguido el cuesta abajo de la especie.

Si bien no tengo una vista de lince me las arreglo, pero estoy muy satisfecho con el desempeño de mi olfato, mi gusto y mi oído. ¿Será esto porque soy un animal nocturno?
De lo que me he dado cuenta es que mi piel, toda la que me envuelve, vive en estado de alerta esperando experimentar el próximo roce, golpe, caricia, frío o calor, lo que sea que la altere y sacuda.

Para descubrir a las brujas en la edad media se las sometía a una serie de pinchazos; se suponía que el Demonio las protegía del dolor y que no responderían ya que estaban endemoniadas y anestesiadas; pero como Satanás no era todopoderoso siempre quedaba un rincón de su piel sensible que al ser pinchado haría chillar a las desdichadas.
Y en esa tarea se turnaban los inquisidores buscando el lunar vulnerable.
Conmigo tendrían que usar el procedimiento inverso, ya que desde las no tan inocentes cosquillas hasta las dulces caricias, pasando por accionares más drásticos sobre la piel de cualquier zona del cuerpo, me desatan torbellinos.

Revolcarme en la arena o en la tierra, abrazarme al tronco de un árbol, dejar que la primera lluvia fría me empape, el sauna loco de los rusos que primero agobia por el calor del vapor y los varazos de abedul y luego estremece al zambullirse en la nieve, todo eso me excita, y podría decir me sobre-excita.

Pero nada, nada, supera mi nivel de excitación como cuando estoy a merced del Amo.
Preparado para cumplir con sus deseos y fantasías.

sensibilidad

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

2 comentarios en “Sensibilidad”

  1. Por esa sobreexcitación de los sentidos a la que permanentemente nos vemos sometidos, los esclavos nos convertimos en atletas afectivos; no hay emoción ni reacción que se nos escape dentro del extenso mapa geográfico de nuestra piel.
    La sensibilidad (la que produce esos escalofríos y torbellinos) tiene la textura y versatilidad de los músculos, si no se ejercita se atrofia, peor aún, se convierte en un sobrepeso blandengue y adiposo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s