Libertad

5555
¿Se puede ser esclavo y sentirse al mismo tiempo libre?

Nací y crecí creyendo ser libre, pero siendo esclavo de miedos, de costumbres y rutinas impuestas y aceptadas por comodidad.
Formando parte de una sociedad que se cree y siente libre, sin enteneder que le imponen en lo que se debe creer, y lo que debe sentir.

Por una ventanita de la gran cárcel se colaban voces que me hacían sospechar la existencia de otra realidad.
Mi curiosidad permitió que el azar se ponga de mi lado permitiéndome encontarlo.
Así fué que nos cruzamos, por curiosidad y por azar.

Y ocurrió. Mi Amo rompió mis cadenas.

Me seduce, me conquista, me educa, me abre las puertas a un universo con luces y sombras, con abismos que todavía no exploré.

Me doma; no para convertir un animal salvaje en un animal doméstico, todo lo contrario, descubre en mí el animal que por naturaleza, despojado de artificio y cultura soy.

No soy simplemente un esclavo.
Soy su esclavo, porque me eligió y lo elegí.
Y seguramente en esa condición soy más libre de lo que nunca fuí.

Autor: Oveja negra

Peca y no te arrepientas. Todo es efímero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s